Noticias | - 6:00 am


La Fe que Funciona2 min read

Cuando usted razona y se coloca como quien cree, puede reclamarle a Dios el cumplimiento de Sus promesas.

La Fe que Funciona

19 de marzo

“Y creyó en el Señor, y la fue contado por justicia.” (Génesis 15:6)

 

La creencia que usted tiene es el poder de Dios dentro de usted. Esta fe funciona aliada a la razón. Usted sabe que Dios lo puede todo. Sabe que está escrito que Él está con usted. Entonces, razona: “Si Dios está conmigo, no debo tenerle miedo a esta situación, ni intimidarme ante las adversidades”.

 

Usted reflexiona en lo que está escrito en la Palabra de Dios. No repite versos memorizados. Incluso un loro es capaz de hacer esto. Muchos religiosos recitan el primer versículo del Salmo 23 “EL SEÑOR es mi pastor: nada me faltará”, pero, les falta todo. Les falta, pues no creen. Creen de la boca para afuera. Si el señor es su pastor, nada va a faltarle. Si le falta, es porque el Señor no ha sido su pastor.

 

Pero si el Señor es su pastor y aún le falta algo, entonces vaya hacia Él y reclámele: “Señor, Tú eres mi pastor, está escrito aquí que nada les falta a Tus ovejas. Soy una oveja, esto y aquello me está faltando. No está de acuerdo a Tu Palabra”. Entonces, Él honra esa osadía, porque esa osadía no es nada más que una reacción de fe.

 

De la misma manera, un diezmista puede reclamar. Está escrito en Malaquías 3:10: Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en Mi casa; y probadme ahora en esto, dice el SEÑOR de los Ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”. Cuando el diezmista mira su vida, tiene que ver los cielos abiertos y las bendiciones hasta que sobreabunden. Es lo que dice la Palabra. Y quien cree tiene el derecho de reclamar.


Informe de error