Noticias | - 6:43 pm


El sentimiento que aparta, deprime y mata poco a poco4 min read

Actualmente muchas personas que están lidiando con el confinamiento y la soledad, que ha alcanzado a millares en muy poco tiempo. Cómo lidiar con ese impacto que afecta a su vida.

Portada Tema Ed 971

Vivimos en la actualidad, en un mundo donde muchas personas intentan escapar de la realidad que están enfrentando a través, por ejemplo, del internet. El internet permite a uno explorar, conocer, descubrir y muchas otras cosas, pero no puede cambiar o alterar la realidad vivida fuera del mundo cibernético. Especialmente, en esta época donde el mundo está peleando en contra de la pandemia COVID-19, no hay manera de escapar de la cruda realidad.

Nadie esperaba que fuéramos atacados de esta manera y, mucho menos, por algo que no se ve, como lo es el coronavirus. En esta guerra en contra de este virus, el aislamiento ha sido el arma más potente para disminuir el contagio masivo. Pero, durante este período de aislamiento, otros problemas han surgido en la vida de muchos. Infelizmente, ni las distracciones, como el internet, han ayudado a las personas huir de estas situaciones.  Ahora, ¿qué hacer ante esta situación?  ¿cómo combatir los sentimientos o problemas que han surgido ante este período de aislamiento? Investigaciones realizadas por CDC dice que, “…El brote de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) puede resultarles estresante a algunas personas”.  Incluso, esta situación puede provocar en varias personas los siguientes síntomas:

  • Temor y preocupación por su salud y la salud de sus seres queridos.
  • Cambios en los patrones de sueños o alimentación.
  • Agravamiento de problemas de salud mental.
  • Mayor consumo de alcohol, tabaco u otras drogas.

Esto ha traído preocupación para muchos, incluso para la OMS y otras organizaciones de la salud, porque se ha visto un incremento de personas con depresión u otros problemas de carácter emocional o mental en los recientes años y que puede aumentar exponencialmente en estos momentos. Más allá de una guerra en contra del virus, es un combate en contra de los problemas que han suscitado o aumentado durante este tiempo de aislamiento.

Infelizmente el bombardeo de noticias negativas ha circulado más, por el cual ha dado fuerza a los problemas. El aumento en las cifras de los contagiados, los problemas económicos que muchas personas están enfrentado y otras dificultades han sido los titulares de varios medios de comunicación (televisivo, radio o redes sociales). Difícilmente se logra oír de una palabra de positividad o de aliento que traiga un poco de sosiego ante esta situación.

Es por esa razón que la Universal, está trabajando arduamente para proveer una mano amiga. Por ejemplo, se ha realizado una campaña de alimentos en medio de todo este pánico. El amor hacia el prójimo es el combustible que lleva a la Universal a proveer esta ayuda sin importar los obstáculos que se presenten.

La Universal no pregunta sobre la religión de la persona porque la meta es llevar una Palabra de FE y ESPERANZA a todos y cumplir con lo que esta escrito en la Sagrada Escrituras:

“…Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber… Entonces los justos le responderán, diciendo: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber?… Respondiendo el Rey, les dirá: «En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis»” (Mateo 25:35,37)

Los días están pasando y la necesidad está aumentando. En estos momentos varios lugares alrededor del mundo están paralizados ante esta pandemia. Las noticias que circulan no son nada favorables. Pero en medio de este desierto, Dios siempre está recordándonos que si confiamos en su Palabra nada nos va a tocar, mientras habitemos y estemos bajo Su Protección. En otras palabras, Dios nunca ha fallado con sus promesas y si Él lo prometió, tenemos que tener la seguridad de que va a acontecer.

Esto fue lo mismo que aconteció cuando Dios le prometió un hijo a Abraham, cuando prometió a los hebreos enviar a un libertador, quién fue Moisés y así consecutivamente a sucedido hasta el momento que nació el Señor Jesús. Dios prometió llevarse todas nuestras enfermedades y a darnos el privilegio de entrar en el Reino de los Cielos a través del sacrificio del Señor Jesús.

Es por esta razón que, en estos momentos tan cruciales que todos estamos viviendo, es necesario que nos humillemos y confesemos que el Señor Jesús es nuestro Salvador y Libertador. Todos estamos viviendo en los tiempos finales, lo que nos indica que la venida de nuestro Salvador está cerca. En estos momentos de desesperación y depresión, es crucial estar en oración como está escrito en las Sagradas Escrituras: » Y la oración de fe dará salud al enfermo, y el Señor lo levantará. Y si ha cometido pecado lo serán perdonados».  (Santiago 5:15).


Informe de error