Noticias | - 1:16 pm


De vivir una vida amarga, a tener una vida exquisita2 min read

Testimonio de Armando Figueroa

Portada Testimonio Ed 972

-Antes de conocer la Universal, estaba enfermo y no lograba a caminar. A causa de esta situación, terminé teniendo serios problemas financieros al punto de vivir en un garaje. Consecuentemente, estaba deprimido ante la vida amarga que estaba teniendo.

-Mi vida cambió en el momento que conocí de la Universal. Aquí fue donde logré a aprender a usar mi fe y a depositarlo en las manos de Dios. De esta manera me lancé sin miedo, determiné y creí que Dios me sanaría por completo. Gracias a Dios, fui sanado y logré caminar sin ningún problema.

-Dios no solamente me sanó de la columna, sino que, luchando por la transformación económica, logré conquistar mi licencia de contratista. A partir de ese momento, mi economía comenzó a cambiar.

-Dios me sacó de la miseria y me bendijo con mi propia casa, tractor, carros y muchas otras cosas. Pero, infelizmente, al tomar la mala decisión de alejarme de Él, al poco tiempo perdí todo lo que un día había conquistado. Esta fue la peor decisión que pude haber tomado. Ahí me di cuenta que sin la ayuda de Dios nada hubiera podido alcanzar.

-Pasaron 3 años para darme cuenta que había caído en el fondo del pozo y que necesitaba de la ayuda de Dios para salir de la situación humillante que me encontraba. Pero tomé la decisión de regresar a los brazos del Señor Jesús y de asumir un compromiso con Él.

-A pesar que mi familia no estaba de acuerdo, me puse en las manos de Dios y el milagro tan esperado aconteció.

-Hoy tengo mi propia casa, maquinarias de construcción y mis contratos se han multiplicado como nunca me lo hubiera imaginado. De vivir en un garaje junto con mi familia y de depender de los demás, ahora tengo mi propio negocio. Con Dios, mi vida amarga se tornó en una vida exquisita.

 

Regrese a la página principal:https://web.universal.org/usa/es/


Informe de error