Noticias | - 3:31 pm


A causa de un mal que fue hecho, terminé perdiendo todo, incluso la paz3 min read

La señora Alma Rubí Reyes comparte su historia sobre todo el tormento que pasó a consecuencia de un mal que fue hecho en contra de ella. Pero, a través de la fe, logró ser libre de todo tormento y maldición. Ella nos comenta más sobre su historia y cómo logró ser libre.

Periódico (Edición 978; Liberación Testimonio) (1)

-Todo en mi vida estaba marchando bien ya que tenía un buen trabajo y tenía estabilidad económica. En el trabajo, tenía a muchas personas bajo mi responsabilidad y todo marchaba bien. Pero, inesperadamente, era envidiada, especialmente por un excolega que quería la posición que tenía.

-En el transcurso del tiempo me regalaron una botella de agua y, después de tomar de esa agua, me empecé a sentir mal. No tenía la menor idea que esa botella fue ofrecida a los espíritus para destruirme ya que me sentía un malestar horrible. Sentía que iba a morir porque mi presión sanguínea estaba sumamente elevada, a riesgo de sufrir un paro cardiaco.

-Este fue el inicio de todo mi sufrimiento. Perdí el trabajo y empecé a padecer con varias enfermedades al punto de visitar el hospital constantemente a causa de mi pobre estado de salud. Todo esto me llevó a tener depresión y me quedaba encerrada en mi cuarto por varios días. No tenía ganas de vivir ya que los problemas que tenía parecían imposibles vencerlos.

-Para empeorar la situación, no lograba conciliar el sueño ya que se me subía el muerto, sentía una presencia alrededor mío, miraba bultos y sentía mucho miedo.

-Desesperada en buscar una salida ante este tormento, una persona me dijo que me podía ayudar a salir de esta situación. Fue así que me terminé involucrando en el mundo de la brujería. Pero, en vez de las cosas mejorar, todo empeoró. Pensaba que mi vida nunca llegaría a ser feliz y tener paz.

-En esta situación, mi madre me invitó a participar de un servicio en la Universal. Participando nació en mi una esperanza que mi vida podría cambiar. Luché y perseveré para ser libre de todo este tormento que padecía. Gracias a Dios, fui libre de todo el tormento espiritual y de la maldición que fue hecha en contra mía.

-Hoy soy una mujer bendecida, con paz y tranquilidad. No soy atormentada por los espíritus, puedo dormir en las noches, no siento más miedo y las puertas han sido abiertas en mi vida. Con Dios logré el libramiento que tanto deseé encontrar.

Si usted ha sido víctima de un mal o sufre con depresión, nerviosismo, insomnio, miedo desmedido, ve bultos, escucha voces, se le sube el muerto, o cualquier otro problema no falte este día viernes en la Sesión de Liberación. Se estará realizando una oración de fe para el libramiento de todo tormento espiritual. Acompáñenos en el Templo de los Milagros, 625 S Bonnie Brae St, entre la calle Wilshire y 6 en Los Ángeles, o en la Universal más cercana a usted.

Si usted tiene una pregunta o gustaría una orientación: Contáctenos

Regrese a la página principal: Página Principal


Informe de error