Noticias | - 6:00 am


Todo o Nada2 min read

27 de mayo

Todo o Nada

“Después de estas cosas vino la palabra del SEÑOR a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; Yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. Y respondió Abram: SEÑOR, Dios, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer? Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa.” (Génesis 15:1-3)

Al oír de Dios: “Yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande”, la mayoría caería de rodillas, rebozando de emoción, y diría: “¡Aleluya!” Pero Abraham usó su inteligencia. No, no estaba todo bien. ¿Qué quería decir Dios con “galardón”? ¿Regalo? ¿Qué regalo? ¡Si lo que él más quería no lo había recibido!

Desafió a Dios con su respuesta. En la vida de cada cristiano verdadero hay un día en el que se tiene que tomar una decisión pragmática: ¡o Dios es o Dios no es! ¡Es todo o nada! ¡Vida o muerte! ¡Lo que no se puede es quedar en una indefinición!

Si usted no toma una actitud de indignación contra esta situación, ¡nada va a cambiar! Solo usted puede resolver eso. ¿Hasta cuándo tenemos que administrar problemas que sabemos que no son de Dios? Hay momentos en los que no hay otra salida: ¡o es o no es! ¡O somos de Dios o no lo somos! ¡O Él está con nosotros o no lo está! ¿Cómo saberlo? ¡Solo probando Su Palabra! Él no vio falta de respeto en Abraham, no lo fulminó con un rayo. ¡Al contrario! Le agradó su sinceridad.

Tal actitud motivó a Dios a hacer un pacto con Abraham. La situación difícil exige un desafío, una prueba y una actitud de fe. Tal actitud excluye a los hipócritas y separa a los escogidos. ¡He aquí el camino de la solución para quien es de Dios!

¡O Dios está con nosotros o no lo está!


Informe de error