Noticias | - 8:00 am


Parecidos a Dios (Parte 2)2 min read

De igual modo, la humanidad perdió muchas dádivas después de que el primer hombre se desvió de la voluntad Divina.

Parecidos a Dios (Parte 2)2 min read

Parte 2

A pesar de eso, Adán y Eva pecaron en el Edén y fueron destituidos de la gloria de Dios y de Sus privilegios. De esa manera, la obra más excelente del Altísimo, creada en rectitud y santidad, se desvió de Su propósito.

“Mira, solo esto he hallado: que Dios hizo rectos a los hombres, pero ellos se buscaron muchas artimañas.”

– Eclesiastés 7:29

De igual modo, la humanidad perdió muchas dádivas después de que el primer hombre se desvió de la voluntad Divina. A partir de entonces, alienado de su Señor, el ser humano perdió la semejanza con Él, y el pecado fue deformando la imagen Divina en el hombre.

Apartadas de la comunión con el Creador, las personas se degeneran, infringen principios, petrifican su conciencia y se vuelven vulnerables al mal.

Por eso, vemos en las Escrituras fariseos y escribas sin ninguna sensibilidad espiritual con relación a Dios y a su prójimo, aunque fueran eximios practicantes de la religión y convencidos de su propia justicia.

Ellos actuaban de manera totalmente opuesta a lo que los Mandamientos Divinos enseñaban. Solo se concentraban en reparar su conducta exterior, para tener una buena reputación humana, pero poco les preocupaba su semejante.

Al mirar a esos religiosos, el Señor Jesús no veía hombres, sino sepulcros blanqueados. Como decían nuestros abuelos: “por afuera, bella viola; por dentro, pan rancio”.

Al ser hipócritas y pasar una falsa imagen de personas buenas, los escribas y fariseos eran, para Dios, como sepulcros que, externamente, parecen bellos, pero, interiormente, albergan restos mortales en descomposición (Mateo 23:27).

De esa forma, los bellos mantos usados por ellos para hacer oraciones, el lenguaje piadoso, los extensos rezos y los muchos ayunos escondían maldad, codicia, injusticia, avaricia, y tantos otros actos perversos que aquellos religiosos practicaban y que eran totalmente condenados por la Ley Divina.

Si aún no ha leído la primera parte, ingrese en el siguiente link: Parecidos a Dios Parte 1

Mensaje substraído de: El Oro y el Altar (autor: Obispo Edir Macedo)

Ubique la Universal más cercana a usted: Direcciones

Si usted tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos

Si usted le gustaría añadir su nombre y el de su familia en el libro de oración: Libro de Oración

Regrese a la página principal: Página Principal


Informe de error