Noticias | - 4:53 pm


¿Para qué sirve el poder de la fe?3 min read

Obispo Clodomir Santos

¿Para qué sirve el poder de la fe?3 min read

En la época de Jesús, la gente sabía que el fleco de la túnica era la representación de la Palabra de Dios que representaba los mandamientos y las promesas de Dios. En una ocasión, una mujer que sufría por 12 años con hemorragia se acercó a Jesús:

“Acercándose a Jesús por detrás, le tocó el fleco de la túnica. Al instante, la hemorragia se detuvo.” (Lucas 8:43-44)

Esta mujer tocó en el fleco con un propósito.  Ella no fue hacia Jesús solamente por ir o porque creía que Jesús la iba a sanar sólo porque estaba enferma, ella sabía que tenía que usar su fe.  Muchas personas se equivocan al pensar que por estar enferma, sufriendo o pasando por un problema que Dios le va a socorrer. Si fuera por eso no habría tantas personas sufriendo en el mundo.

Entonces, ¿cómo puede uno ser sanado? ¿Cómo sucede la cura? ¿Cómo uno tiene que actuar? ¿Cómo tomar posesión de la salud que Dios quiere proveer? Para todo esto, Dios nos dio la fe para que podamos ser sanados, para que nuestra alma sea salva y, mientras uno vive en este mundo, tengamos paz, prosperidad y salud.

“Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con Él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime. Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo sé que ha salido poder de mí”. (Lucas 8:45-46)

La mujer fue con este propósito, que iba a tocar e iba a ser sanada. La sanación o la solución de cualquier problema, no depende de alguien o de Jesús.  Si hubiera sido así, todos los que Le habían tocando en aquel día también estarían sanados como la mujer. ¿Pero por qué sólo esta mujer fue sanada y los demás no? La sanación de esta mujer fue por su determinación y no sólo un intentó de que iba a ser curada. Ella tocó creyendo que sería sanada.

La Palabra dice: “Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores…”. (Isaías 53:4). Uno no puede aceptar la situación que está pasando, sino uno tiene que ir hacia Jesús con fe para ser libre.

No se conforme ante la situación ni tampoco quede reclamando de los dolores o de los problemas que está enfrentando. No sea ese tipo de persona y busque en Dios la fuerza, crea y alcance el milagro como ella lo logró.

Cuando uno manifiesta su fe, nuestro ser es iluminado y todos los males son expulsados de nuestra vida. Así como Dios creó nuestro cuerpo con anticuerpos, imagínese los “anticuerpos” representando la fe. Cuando los “anticuerpos” están en fuertes, vencen la duda y logran vencer todo.

Por este motivo, use su fe con un propósito o meta y vaya en contra de lo que le ha indignado, crea que será sanado y/o libre de cualquier problema que esté enfrentando. Usted verá el milagro acontecer en su vida.

Si usted tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos

Si le gustaría agregar su nombre y el nombre de sus familiares en el libro de oración: Libro de Oración

Regrese a la página principal: Página Principal

 


Informe de error