Noticias | - 8:00 am


Nos fuimos huyendo a su casa, pero su madre no aceptaba lo nuestro3 min read

Había tomado una decisión para la cual ellos no estaban preparados

Nos fuimos huyendo a su casa, pero su madre no aceptaba lo nuestro3 min read

Juana Mendoza contrajo matrimonio a la temprana edad de 14 años, pero la madre de su pareja no aceptaba su relación, tan pronto como ellos se conocieron y decidieron vivir juntos para tratar de formar un hogar, desde ese momento su madre ya no la aceptaba. Aun a pesar del rechazo de su suegra, comenzaron a vivir juntos para darse cuenta desde temprano que quizás habían tomado una decisión para la cual ellos no estaban preparados.

La relación entre ellos comenzó a degradarse a través del tiempo, el rechazo se había vuelto rutina para ella, puesto que durante 14 años de matrimonio siempre se había sentido rechazada, que su marido no la aceptaba. Juana Mendoza vivía siendo una mujer infeliz.

El tiempo transcurría y ella solo veía a su esposo cruzar la puerta y desaparecer por largos períodos de tiempo, supuestamente a trabajar, solo llegaba al hogar para descargar maltratos físicos verbales, no solo contra ella, si no también contra sus hijas. Juana Mendoza en diferentes ocasiones buscaba la forma de sacar a sus hijas del hogar mientras su esposo estuviera en casa, de esta manera evadía que ellas fueran violentadas.

La pareja con la que Juana Mendoza compartía techo, era violenta y sufría de ataques de celos, ella se sentía atrapada en una relación tóxica donde cada una de sus acciones eran juzgadas. Tomó el valor que necesitaba y decidió emigrar a los Estados Unidos, huyendo del yugo bajo el que vivía.

Trató de comenzar de nuevo en un nuevo país, esta vez con una nueva pareja, pensando que llegaría algún cambio en su vida, pero su infortunio fue tal, al ver que con su nueva pareja seguiría en lo mismo. Al principio parecía ser un buen hombre para ella, pero luego descubrió que le había sido infiel.

Las desdichas en el amor la mantenían bajo insomnio y ataques de pánico, se sentía tan derrotada por la vida que solo pensaba en quitársela para acabar con todo su sufrimiento.

Su nieta le hizo la invitación para conocer la Iglesia Universal y ella decidió darse una oportunidad tras sentir que su vida estaba completamente destruida debido a que nunca pudo ser feliz. Gracias a su participación y su práctica en la palabra de Dios pudo recobrar el sueño, ahora no solo duerme por las noches si no que ha logrado expulsar todos esos sentimientos y deseos de quitarse la vida.

Testimonio Juana Mendoza.

¿Usted no logra ser feliz? ¿Usted ha sido víctima de brujería? ¿Usted sufre con depresión, nerviosismo, insomnio, migrañas, ataques de ira, vicios, desmayos, escucha voces, ve bultos, es dominado por el miedo, no logra ser feliz, ha perdido todo, su vida está destruida, sufre con una enfermedad cuyo diagnóstico no es identificado? No falte este viernes en la Sesión de la Descarga Espiritual, donde será realizada una oración de fe para determinar el libramiento de todo mal en su vida. Acompáñenos este viernes en el 703 S Broadway, en la esquina de la calle 7 en Los Ángeles, California, o en el 625 S Bonnie Brae, Los Ángeles, CA y en la Universal más cercana a usted.

Síganos en Instagram.

Lea también: Encontré un trabajo de brujería en mi casa.


Informe de error