Noticias | - 8:00 am


No tenía ganas de vivir debido a la perdida de mi esposo3 min read

Perdí todos mis lujos y comodidades.

No tenía ganas de vivir debido a la perdida de mi esposo3 min read

– Mi nombre es Yessenia Brizuela y antes de  llegar a la iglesia mi vida estaba completamente destruida porque yo no tenía ganas de vivir por la pérdida de mi esposo, a base de esta pérdida, quedé completamente en la calle con dos hijos pequeños. Al perder a mi esposo yo ya no tenía ganas de vivir, llegué a un momento donde no me importaban ni mis hijos, me la pasaba todos los fines de semanas en los bailes para buscar un confort para mi alma porque yo me sentía muy mal, muy deprimida. Yo iba a los bailes todos los fines de semana, pero en mi casa mi vida siempre empeoraba.

– Me sentía vacía, sola y por mis pérdidas. Entonces iba a los bailes para desahogar mis pérdidas, al estar en los bailes confortaba un poco mi alma, pero a la vez mientras el tiempo pasaba todo empeoraba porque empecé a tener diferentes parejas y eso solo me hacía sentir peor. Empecé a buscar apoyo en la brujería porque quería que mi vida cambiara, quería encontrar esa alegría y esa paz que yo ya no tenía.

-No tenía ganas de vivir ni de hacer nada, y entonces conocí la Iglesia Universal que decía pare de sufrir y como yo estaba sufriendo fue como un impacto para mi porque realmente yo estaba sufriendo, yo necesitaba esa ayuda, porque yo quería realmente un cambio, quería parar de sufrir.

A parte de la pérdida de mi esposo, yo perdí mi casa, mis muebles y mis vehículos, perdí todos mis lujos y comodidades en el momento que perdí mi esposo, quedé completamente en la calle y me tuve que mudar a un garaje, viviendo bajo el frío y las filtraciones.

– Entonces yo tomé la decisión de ir a la iglesia, y cuando yo llegué a la iglesia sentí paz y seguridad en mi corazón. Gracias a que empecé a la fe fui progresando económicamente.

– Lo primero que le pedí a Dios fue paz porque yo ya no tenía paz. Hoy ya tengo 24 años asistiendo a la iglesia aprendí a usar mi fe y a dar a Dios lo que Él pedía para obtener lo que yo quería fue ahí donde empecé a conquistar el negocio, una casa, nuevos autos, restauré mi hogar, y me volví a casar.

He sido muy bendecida. Yo le pedí a Dios un negocio propio y Dios a pesar de estos momentos duros y difíciles Él me lo ha dado. Me ha dado vida, paz y ha restaurado mi hogar. Tengo una familia bendecida, tengo un negocio muy próspero y la mayor riqueza que poseo que es la bendición del Espíritu Santo.

Le extendemos una invitación especial para el día lunes en la reunión de los Emprendedores de la Fe, donde será realizada una oración de fe por su economía. Si usted está enfrentando escasez, miseria, no logra alcanzar sus metas económicas, está desempleado, no logra consolidar sus deudas, mala suerte o cualquier otro problema financiero que esté enfrentando, no falte en esta reunión especial. Estamos en el 703 S Broadway en la esquina de la calle 7 en el centro de Los Ángeles, al 625 Bonnie Brae, Los Ángeles, CA.  O en la Universal más cercana a usted.

Vea también.

Vea tambiên. 


Informe de error