Noticias | - 3:22 pm


No me importaban mis hijos y era desamorosa con ellos1 min read

Antes de recibir el Espíritu Santo, la señora Esperanza Lagunas fue una persona con un carácter fuerte, tornándose en una madre desamorosa.

No me importaban mis hijos y era desamorosa con ellos1 min read

Antes de recibir el Espíritu Santo, la señora Esperanza Lagunas fue una persona con un carácter fuerte, tornándose en una madre desamorosa. Incluso, ella sentía coraje en contra de sus propios hijos y no les daba la mínima importancia. En esta situación, ella conoció de la Universal. Participando de los servicios de fe, escuchó hablar sobre el Espíritu Santo. Acompañe el desenlace de la historia de la señora Esperanza y cómo es su vida el día de hoy después de recibir el Espíritu Santo:

 


Informe de error