Noticias | - 4:46 pm


Los viernes por la noche, los voluntarios caminan por las calles ofreciendo ayuda a las personas en la prostitución en Brasil3 min read

El 55% de las personas que se involucran en la prostitución se prostituyen para ayudar a mantener a la familia

Los viernes por la noche, los voluntarios caminan por las calles ofreciendo ayuda a las personas en la prostitución en Brasil3 min read

Todos los viernes por la noche, los voluntarios del programa social EVG Night visitan los puntos de prostitución en varias ciudades en Brasil, trayendo ayuda humanitaria para a las jóvenes y travestis, al igual apoyo para quienes desean cambiar de vida. Ciertas estimaciones señalan que 1.5 millones de personas se prostituyen en el país.

Los viernes por la noche, los voluntarios caminan por las calles ofreciendo ayuda a las personas en la prostitución en BrasilExpuestos diariamente a situaciones riesgosas, como el contagio de enfermedades de transmisión sexual y la violencia callejera, las mujeres y los hombres llegan a prostituirse por la necesidad de subsistencia. Una encuesta realizada por la Fundación de Educación y Cultura de Minas Gerais (FUMEC) mostró que el 55% de las jóvenes del programa se prostituyen para ayudar a mantener a sus familias y el 28% están desempleadas.

“Queremos mostrarles a estas personas que existen otras formas de sustento. Que ellos pueden trabajar y ganar su dinero sin tener que vivir en esa vida”, explica Francisco de Assis, responsable de EVG Night en Brasil.

Según Francisco, “una vez a la semana realizamos esta labor para hacer su día más especial, con el objetivo de brindarles apoyo y hacerles ver su verdadero valor y que no han sido olvidados”.

La mayoría de las mujeres brasileñas en la prostitución tienen entre 20 a 29 años de edad (46%), escuela primaria incompleta (67%) y han estado en la prostitución por más de cuatro años (47%). La mayoría de los ingresos no superan los dos salarios mínimos mensuales (36%).

Mano extendida

Los viernes por la noche, los voluntarios caminan por las calles ofreciendo ayuda a las personas en la prostitución en BrasilEsta fue la realidad de Amanda Mariana, de 26 años. “Me puse a trabajar en centros nocturnos, apartamentos y sitios de prostitución. Además de no poder ser feliz en esa nueva realidad, comencé a consumir cocaína durante los programas, que terminó convirtiéndose en una adicción. El sueño de cobrar dinero también se estaba volviendo cada vez más distante porque el dinero no iba directamente a mis manos”, informa.

“Ya estaba decidido a ponerle fin a mi vida, pero, un viernes por la noche, conocí del proyecto EVG Night, que me mostró que podía cambiar de vida sin tener que prostituirme. Se acercaron a mí, me consiguieron un lugar para vivir y un trabajo. Hoy, soy una de las voluntarias del proyecto y tengo mi propio negocio de ropa”, dijo la comerciante.

En la labor realizada recientemente, los voluntarios de EVG Night visitaron 147 puntos de prostitución en las capitales y en otras ciudades, beneficiando a 1,788 personas con la donación de paquetes de higiene personal, libros y comida.

EVG Night fue creada por la Iglesia Universal del Reino de Dios en marzo de 2018 para ofrecerle apoyo social a las jóvenes y travestis, proveyéndoles asistencia profesional con abogados, médicos, enfermeros y psicólogos.

También se estima que el 90% de la población travesti y transexual en Brasil trabaja en la prostitución.

En 2019, el programa social benefició a 84 mil personas.

Si usted le tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos

Si le gustaría añadir su nombre y el de su familia en el libro de oración: Libro de Oración

Regrese a la página principal: Página Principal


Informe de error