Noticias | - 3:53 pm


Los pleitos y los vicios dominaban nuestro hogar1 min read

El señor Misael y la señora Alma viven una vida bendecida, en un hogar unido y lleno de paz.

Los pleitos y los vicios dominaban nuestro hogar1 min read

El señor Misael y la señora Alma viven una vida bendecida, en un hogar unido y lleno de paz. Pero, no siempre fue así ya que ambos llegaron a vivir un verdadero infierno. El señor Misael creció en un hogar donde los pleitos dominaban a consecuencia del vicio del alcohol de su padre. Él creció induciendo desde los 14 años en el vicio del alcohol y después del tiempo, llegó a vivir los mismos problemas es su matrimonio. La señora Alma creció en un hogar lleno de problemas y golpes. Ella deseaba llegar a tener un matrimonio diferente a lo que sus padres vivieron, pero fue peor su situación. Acompañe la historia de la familia Vargas y vea cómo transformaron la maldición en bendición hereditaria:

 


Informe de error