Noticias | - 8:00 am


Lidiando con los problemas3 min read

Una persona puede enfrentarse a problemas extremadamente difíciles hoy y mañana esos mismos problemas pueden dejar de existir o de tener tanta importancia.

Lidiando con los problemas3 min read

“LIDIANDO CON LOS PROBLEMAS”

La vida no deja de ser un sueño – y para algunas, una pesadilla. Un día todo se acabará.  Una persona puede enfrentarse a problemas extremadamente difíciles hoy y mañana esos mismos problemas pueden dejar de existir o de tener tanta importancia. El hecho es que todo pasa, ya sea bueno o malo. La única cosa que permanece es la propia persona, es decir, su carácter, su reputación y su fuerza.

La teoría pierde completamente el sentido cuando los problemas salen a la superficie.  Parece que nunca van a acabar, aunque tú y yo sepamos que un día se acabarán.  En realidad, el problema está en la forma en la que lidiamos con ellos. Hay muchas mujeres que se dejan dominar y acaban recurriendo a antidepresivos, permitiendo que sus problemas les causen todavía más problemas.

Me acuerdo de una joven que sentía un gran rechazo hacia los hombres. No era homosexual, pero estaba decidida a vivir sin que su vacío sentimental fuera llenado.  Cuando le pregunté el porqué de tanto odio, me dio una disculpa perfecta: los hombres se habían aprovechado de ella en el pasado, y por eso, ya no conseguía confiar en ninguno. La triste realidad de esa joven se debía a una mala experiencia del pasado que la había hecho tomar una decisión destructiva para su futuro. En otras palabras, un único problema le estaba causando decenas de otros problemas.

Muchas no tienen la menor idea de cómo enfrentar sus problemas, por eso, acaban por seguir el camino más difícil para resolverlos y pocas son aquellas que, de hecho, sacan provecho de sus experiencias. Observa amiga mía, que los problemas “pueden ser bendiciones disfrazadas.  Aunque sean siempre muy malos, pues casi siempre nos hacen llorar, detestarnos y pasar por humillaciones, ¡aquéllas que saben cómo reaccionar delante de las dificultades, tienen la capacidad de transformarlos en bendiciones!

En lugar de reaccionar contra un problema, intenta entender el por qué. En vez de quedarte llorando, obtén una lección de él. Siempre existe algo que puedes aprender con tus problemas y es exactamente eso lo que te ayudará a evitar que la misma situación vuelva a suceder. Por ejemplo, un fracaso matrimonial es triste, pero la verdad es que muchas de las mujeres que pasan por esto, llegan a la conclusión de que antes de haberse casado con el hombre equivocado, vieron suficientes señales que indicaban que no sería la elección acertada. Tal vez fuera su forma tan brusca de cambiar de temperamento, los constantes malentendidos, la relación con otras mujeres solteras, su apego familiar, su incapacidad para finalizar las cosas que empezaba, su dificultad para mantener un trabajo de forma permanente, etc. La mujer tiende a pensar que todo mejorará después de casarse, pero la verdad es que la situación se vuelve todavía peor. Si deseas saber si tu matrimonio será “el idóneo, analiza tu noviazgo.  Si fue inestable, entonces tu matrimonio también será inestable; si fue tranquilo y vosotros vivíais en un verdadero mar de rosas, entonces ¡tu matrimonio tiene todo lo necesario para funcionar!

Adquiere ventaja sobre tus problemas, descubre lo que significan verdaderamente, lee entre líneas y asegúrate que aprendiste la lección. Para eso existen los problemas: para enseñarnos a no cometer los mismos errores nuevamente, ¡no para otra cosa! No hagas una tempestad de una gota de agua. No te dejes llevar por la depresión, destruyendo tu futuro por algo que pasó en el pasado; lo contrario, los problemas persistirán hasta que hayas aprendido la lección.

Síganos en Instagram.

Lea también: El Puente.


Informe de error