Noticias | - 9:08 am


Lea la Biblia en un año : 238º día12 min read

1 Samuel 18

Saúl tiene celos de David

18 Después de que David terminó de hablar con Saúl, conoció a Jonatán, el hijo del rey. De inmediato se creó un vínculo entre ellos, pues Jonatán amó a David como a sí mismo. A partir de ese día Saúl mantuvo a David con él y no lo dejaba volver a su casa. Jonatán hizo un pacto solemne con David, porque lo amaba tanto como a sí mismo. Para sellar el pacto quitó su manto y se lo dio a David junto con su túnica, su espada, su arco y su cinturón.

Todo lo que Saúl le pedía a David que hiciera, él lo hacía con éxito. Como resultado, Saúl lo hizo comandante sobre los hombres de guerra, un nombramiento que fue bien recibido tanto por el pueblo como por los oficiales de Saúl.

Cuando el ejército de Israel regresaba triunfante después que David mató al filisteo, mujeres de todas las ciudades de Israel salieron para recibir al rey Saúl. Cantaron y danzaron de alegría con panderetas y címbalos.[a] Este era su canto:

«Saúl mató a sus miles,
    ¡y David, a sus diez miles!».

Esto hizo que Saúl se enojara mucho. «¿Qué es esto?—dijo—. Le dan crédito a David por diez miles y a mí solamente por miles. ¡Solo falta que lo hagan su rey!». Desde ese momento Saúl miró con recelo a David.

10 Al día siguiente, un espíritu atormentador[b] de parte de Dios abrumó a Saúl, y comenzó a desvariar como un loco en su casa. David tocaba el arpa, tal como lo hacía cada día. Pero Saúl tenía una lanza en la mano, 11 y de repente se la arrojó a David, tratando de clavarlo en la pared, pero David lo esquivó dos veces.

12 Después Saúl tenía miedo de David porque el Señor estaba con David pero se había apartado de él. 13 Finalmente lo echó de su presencia y lo nombró comandante sobre mil hombres, y David dirigía fielmente a las tropas en batalla.

14 David siguió teniendo éxito en todo lo que hacía porque el Señor estaba con él. 15 Cuando Saúl reconoció esto, le tuvo aún más miedo. 16 Pero todos en Israel y en Judá amaban a David porque tenía tanto éxito al dirigir a sus tropas en batalla.

David se casa con la hija de Saúl

17 Cierto día, Saúl le dijo a David:

—Estoy listo para darte a mi hija mayor, Merab, por esposa. Pero antes deberás demostrar que eres un guerrero de verdad al pelear las batallas del Señor.

Pues Saúl pensó: «Voy a enviar a David contra los filisteos y dejar que ellos lo maten, en vez de hacerlo yo mismo».

18 —¿Quién soy yo, y quién es mi familia en Israel para que yo sea el yerno del rey?—exclamó David—. ¡La familia de mi padre no es nadie!

19 Así que,[c] cuando llegó el momento para que Saúl le diera su hija Merab en matrimonio a David, Saúl se la dio a Adriel, un hombre de Mehola.

20 Mientras tanto, Mical, otra hija de Saúl, se había enamorado de David, y cuando Saúl se enteró se puso contento. 21 «¡Me da otra oportunidad para que los filisteos lo maten!», se dijo Saúl a sí mismo; pero a David le dijo:

—Hoy tienes una segunda oportunidad para llegar a ser mi yerno.

22 Después Saúl instruyó a sus siervos para que le dijeran a David: «El rey te aprecia mucho, al igual que nosotros. ¿Por qué no aceptas lo que el rey te ofrece y te conviertes en su yerno?».

23 Cuando los hombres de Saúl le dijeron estas cosas a David, él respondió: «¿Cómo puede un hombre pobre y de familia humilde reunir la dote por la hija de un rey?».

24 Cuando los hombres de Saúl le informaron al rey, 25 él les dijo: «Díganle a David que lo único que quiero por dote son los prepucios de cien filisteos. Vengarme de mis enemigos es todo lo que realmente quiero». Pero lo que Saúl tenía en mente era que mataran a David en la pelea.

26 David estuvo encantado de aceptar la oferta. Antes de que se cumpliera la fecha límite, 27 él y sus hombres salieron y mataron a doscientos filisteos. Así que David cumplió con el requisito del rey entregándole los prepucios de ellos. Entonces Saúl le entregó a su hija Mical por esposa.

28 Cuando Saúl se dio cuenta de que el Señor estaba con David, y cuánto su hija Mical lo amaba, 29 le tuvo aún más miedo y quedó como enemigo de David por el resto de su vida.

30 Cada vez que los comandantes filisteos atacaban, David tenía más éxito en contra de ellos que todos los demás oficiales de Saúl; por eso el nombre de David llegó a ser muy famoso.

Romanos 16

Pablo saluda a sus amigos

16 Les encomiendo a nuestra hermana Febe, quien es diaconisa de la iglesia en Cencrea. Recíbanla en el Señor como digna de honra en el pueblo de Dios. Ayúdenla en todo lo que necesite, porque ella ha sido de ayuda para muchos, especialmente para mí.

Den mis saludos a Priscila y Aquila, mis colaboradores en el ministerio de Cristo Jesús. De hecho, ellos una vez arriesgaron la vida por mí. Yo les estoy agradecido, igual que todas las iglesias de los gentiles.[a] Den también mis saludos a la iglesia que se reúne en el hogar de ellos.

Saluden a mi querido amigo Epeneto. Él fue el primero de toda la provincia de Asia que se convirtió en seguidor de Cristo. Denle mis saludos a María, quien ha trabajado tanto por ustedes. Saluden a Andrónico y a Junias,[b] judíos como yo,[c] quienes estuvieron en la cárcel conmigo. Ellos son muy respetados entre los apóstoles y se hicieron seguidores de Cristo antes que yo. Saluden a Amplias, mi querido amigo en el Señor. Saludos también a Urbano, nuestro colaborador en Cristo, y a mi querido amigo Estaquis.

10 Saluden a Apeles, un buen hombre aprobado por Cristo. Y den mis saludos a los creyentes de la familia de Aristóbulo. 11 Saluden a Herodión, judío como yo.[d] Saluden a los de la familia de Narciso que son del Señor. 12 Den mis saludos a Trifena y Trifosa, obreras del Señor, y a la amada Pérsida, quien ha trabajado tanto para el Señor. 13 Saluden a Rufo, a quien el Señor eligió para hacerlo suyo; y también a su querida madre, quien ha sido como una madre para mí.

14 Den mis saludos a Asíncrito, Flegonte, Hermas, Patrobas, Hermes y a los hermanos que se reúnen con ellos. 15 Saluden también a Filólogo, Julia, Nereo y su hermana, y a Olimpas y a todos los creyentes[e] que se reúnen con ellos. 16 Salúdense unos a otros con un beso santo. Todas las iglesias de Cristo les envían saludos.

Instrucciones finales de Pablo

17 Y ahora, mis amados hermanos, les pido algo más. Tengan cuidado con los que causan divisiones y trastornan la fe de los creyentes al enseñar cosas que van en contra de las que a ustedes se les enseñaron. Manténganse lejos de ellos. 18 Tales personas no sirven a Cristo nuestro Señor; sirven a sus propios intereses. Con palabras suaves y halagos, engañan a la gente inocente; 19 pero todos saben que ustedes son obedientes al Señor. Eso me llena de alegría. Quiero que sean sabios para hacer lo que está bien y sigan siendo inocentes en cuanto a toda clase de mal. 20 El Dios de paz pronto aplastará a Satanás bajo los pies de ustedes. Que la gracia de nuestro Señor Jesús[f] sea con ustedes.

21 Timoteo, mi compañero de trabajo, les manda saludos, igual que Lucio, Jasón y Sosípater, judíos como yo.

22 Yo, Tercio, quien escribo esta carta de parte de Pablo, también les envío mis saludos como uno de los seguidores del Señor.

23 Los saluda Gayo. Él es quien me hospeda y también recibe en su casa a toda la iglesia. Les envía saludos Erasto, el tesorero de la ciudad, y también el hermano Cuarto.[g]

25 Que toda la gloria sea para Dios, quien puede fortalecerlos tal como expresa la Buena Noticia. En ese mensaje acerca de Jesucristo se ha revelado su plan para ustedes, los gentiles, un plan que estuvo guardado en secreto desde el principio del tiempo. 26 Pero ahora, tal como lo predijeron los profetas[h] y el Dios eterno lo ha ordenado, ese mensaje se da a conocer a todos los gentiles en todas partes, para que ellos también puedan creer y obedecerlo a él. 27 Toda la gloria sea para el único sabio Dios eternamente por medio de Jesucristo. Amén.

Lamentaciones 3

Esperanza en la fidelidad del Señor

Yo soy el que ha visto las aflicciones
    que provienen de la vara del enojo del Señor.
Me llevó a las tinieblas,
    y dejó fuera toda luz.
Volvió su mano contra mí
    una y otra vez, todo el día.

Hizo que mi piel y mi carne envejecieran;
    quebró mis huesos.
Me sitió y me rodeó
    de angustia y aflicción.
Me enterró en un lugar oscuro,
    como a los que habían muerto hace tiempo.

Me cercó con un muro, y no puedo escapar;
    me ató con pesadas cadenas.
Y a pesar de que lloro y grito,
    cerró sus oídos a mis oraciones.
Impidió mi paso con un muro de piedra;
    hizo mis caminos tortuosos.

10 Se escondió como un oso o un león,
    esperando atacarme.
11 Me arrastró fuera del camino, me descuartizó
    y me dejó indefenso y destruido.
12 Tensó su arco
    y me hizo el blanco de sus flechas.

13 Disparó sus flechas
    a lo profundo de mi corazón.
14 Mi propio pueblo se ríe de mí;
    todo el día repiten sus canciones burlonas.
15 Él me llenó de amargura
    y me dio a beber una copa amarga de dolor.

16 Me hizo masticar piedras;
    me revolcó en el polvo.
17 Me arrebató la paz
    y ya no recuerdo qué es la prosperidad.
18 Yo exclamo: «¡Mi esplendor ha desaparecido!
    ¡Se perdió todo lo que yo esperaba del Señor!».

19 Recordar mi sufrimiento y no tener hogar
    es tan amargo que no encuentro palabras.[a]
20 Siempre tengo presente este terrible tiempo
    mientras me lamento por mi pérdida.
21 No obstante, aún me atrevo a tener esperanza
    cuando recuerdo lo siguiente:

22 ¡El fiel amor del Señor nunca se acaba[b]!
    Sus misericordias jamás terminan.
23 Grande es su fidelidad;
    sus misericordias son nuevas cada mañana.
24 Me digo: «El Señor es mi herencia,
    por lo tanto, ¡esperaré en él!».

25 El Señor es bueno con los que dependen de él,
    con aquellos que lo buscan.
26 Por eso es bueno esperar en silencio
    la salvación que proviene del Señor.
27 Y es bueno que todos se sometan desde temprana edad
    al yugo de su disciplina:

28 Que se queden solos en silencio
    bajo las exigencias del Señor.
29 Que se postren rostro en tierra,
    pues quizá por fin haya esperanza.
30 Que vuelvan la otra mejilla a aquellos que los golpean
    y que acepten los insultos de sus enemigos.

31 Pues el Señor no abandona
    a nadie para siempre.
32 Aunque trae dolor, también muestra compasión
    debido a la grandeza de su amor inagotable.
33 Pues él no se complace en herir a la gente
    o en causarles dolor.

34 Si la gente pisotea
    a todos los prisioneros de la tierra,
35 si privan a otros de sus derechos,
    desafiando al Altísimo,
36 si tuercen la justicia en los tribunales,
    ¿acaso no ve el Señor todas estas cosas?

37 ¿Quién puede ordenar que algo suceda
    sin permiso del Señor?
38 ¿No envía el Altísimo
    tanto calamidad como bien?
39 Entonces, ¿por qué nosotros, simples humanos,
    habríamos de quejarnos cuando somos castigados por nuestros pecados?

40 En cambio, probemos y examinemos nuestros caminos
    y volvamos al Señor.
41 Levantemos nuestro corazón y nuestras manos
    al Dios del cielo y digamos:
42 «Hemos pecado y nos hemos rebelado,
    y no nos has perdonado.

43 »Nos envolviste en tu enojo, nos perseguiste
    y nos masacraste sin misericordia.
44 Te escondiste en una nube
    para que nuestras oraciones no pudieran llegar a ti.
45 Nos desechaste como a basura y como a desperdicio
    entre las naciones.

46 »Todos nuestros enemigos
    se han pronunciado en contra de nosotros.
47 Estamos llenos de miedo,
    porque nos encontramos atrapados, destruidos y arruinados».
48 ¡Ríos de lágrimas brotan de mis ojos
    por la destrucción de mi pueblo!

49 Mis lágrimas corren sin cesar;
    no pararán
50 hasta que el Señor mire
    desde el cielo y vea.
51 Se me destroza el corazón
    por el destino de todas las mujeres de Jerusalén.

52 Mis enemigos, a quienes nunca les hice daño,
    me persiguieron como a un pájaro.
53 Me arrojaron a un hoyo
    y dejaron caer piedras sobre mí.
54 El agua subió hasta cubrir mi cabeza
    y yo exclamé: «¡Este es el fin!».

55 Pero desde lo profundo del hoyo,
    invoqué tu nombre, Señor.
56 Me oíste cuando clamé: «¡Escucha mi ruego!
    ¡Oye mi grito de socorro!».
57 Así fue, cuando llamé, tú viniste;
    me dijiste: «No tengas miedo».

58 Señor, has venido a defenderme;
    has redimido mi vida.
59 Viste el mal que me hicieron, Señor;
    sé mi juez y demuestra que tengo razón.
60 Has visto los planes vengativos
    que mis enemigos han tramado contra mí.

61 Señor, tú oíste los nombres repugnantes con los que me llaman
    y conoces los planes que hicieron.
62 Mis enemigos susurran y hablan entre dientes
    mientras conspiran contra mí todo el día.
63 ¡Míralos! Estén sentados o de pie,
    yo soy el objeto de sus canciones burlonas.

64 Señor, dales su merecido
    por todo lo malo que han hecho.
65 ¡Dales corazones duros y tercos,
    y después, que tu maldición caiga sobre ellos!
66 Persíguelos en tu enojo
    y destrúyelos bajo los cielos del Señor.


Informe de error