Noticias | - 4:12 pm


La frustración me estaba llevando a perder mi matrimonio1 min read

Adriana Salomón tenía un matrimonio disfuncional, tornándola en una esposa frustrada.

La frustración me estaba llevando a perder mi matrimonio1 min read

Adriana Salomón tenía un matrimonio disfuncional, tornándola en una esposa frustrada. Por este motivo, había constantes pleitos que nos llevaban a faltarnos al respeto. El orgullo no la dejaba ver que estaba perdiendo su matrimonio a consecuencia de situaciones que pudieran ser evitadas. En esta situación ella conoció de la Universal y participando de los servicios de fe, escuchó hablar sobre el Espíritu Santo. Acompañe la historia de la señora Adriana y cómo su vida cambió cuando recibió el Espíritu Santo:

 


Informe de error