Noticias | - 9:59 am


La decadencia en la sociedad actual2 min read

El trabajo de la EVG en los Estados Unidos continúa brindando esperanza a miles de personas.

La decadencia en la sociedad actual2 min read

Las consecuencias del aislamiento trajeron a la sociedad actual la decadencia y a la necesidad de poder convivir con los demás. Como resultado, la gente está cada vez más deprimida y sola, razón por la cual la obra evangelística no puede detenerse.

La evangelización, en el sentido del cristianismo, comenzó con el ministerio del propio Jesucristo quien, al elegir a sus doce discípulos, los preparó para difundir su mensaje. Todos los días hay evangelistas de la Universal que salen a las calles llevando la Palabra que libera y conforta los corazones, trayendo esperanza para una mejor vida.

En muchos estados las temperaturas ya están bajando y el frío ya empieza a sentirse, pero los voluntarios mantienen encendida la llama del amor por las almas. Todos los evangelistas tienen una historia de vida, como Jean Brito, quien llegó a la Universal a través de una invitación hecha por un voluntario de la EVG.

La decadencia en la sociedad actual“Estaba pasando por momentos muy difíciles en mi vida cuando recibí una invitación de un evagelista. Estaba desanimado y desacreditado, pero en ese día recibí una palabra que me levantó y me trajo esperanza, acepté la invitación y fue a la Universal”, comentó.

Jean decidió aceptar la invitación que cambió su vida, comenzó a asistir a las reuniones y su vida cambió. Hoy forma parte del trabajo de evangelización como voluntario y busca llevar a los sufridos lo mismo que un día él recibió.

“Hoy soy otro hombre, entregué mi vida a Dios, estoy libre de la depresión y tengo paz. Siempre estaré agradecido por la puerta de la felicidad que se me abrió. Hoy puedo mostrarles ese mismo camino a otras personas. Soy evangelista y mi placer es ganar almas”, concluyó.

Lamentablemente, muchos aún no reconocen la importancia de la obra de evangelización, por eso la critican, se burlan y la rechazan, pero todos los que conocen, apoyan y participan en esta obra saben que la recompensa siempre será mayor. “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.” (Mateo 16:27).

Si usted tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos

Si le gustaría añadir su nombre y el de su familia en el libro de oración: Libro de Oración

Regrese a la página principal: Página Principal


Informe de error