Noticias | 08.05.2020 - 3:22 pm


La carta de la fe2 min read

Las voluntarias de la UNP escribieron cartas a las reclusas para el fortalecimiento de su fe ante la pandemia. Infórmese más...

Proyecto Social (Internacional; Sorocaba, São Paulo)

“Hola, ¿cómo están chicas? Les escribo esta carta en nombre de todos los voluntarios del grupo UNP (Universal en las Prisiones; siglas en portugués). Estamos en cuarenta en estos momentos y las extrañamos, pero pronto volveremos para llevarles la Palabra de Dios. Estamos orando con toda nuestra fe por cada una de ustedes en cada celda. Permanezcan firmes en la fe, meditando diariamente en la Palabra de Dios, orando y haciendo sus propósitos con Dios. Él borra su pasado y las hace en unas nuevas mujeres, es decir, mujeres de Dios…”

UNPEl extracto anterior es parte de una carta escrita por los voluntarios del grupo Universal en las Prisiones (UNP) de la región de Sorocaba, ubicada en el interior de São Paulo. El objetivo es continuar alentando a las reclusas a buscar de Dios, ya que las visitas y los servicios fueron suspendidos debido a la nueva pandemia del coronavirus.

“Es una forma de estar en contacto con ellas, saber cómo están, transmitir la fe a través de esta correspondencia. Enviamos las cartas y nos responden. Estas cartas han ayudado mucho, ya no podemos llevar a cabo el trabajo evangelístico debido a la pandemia”, comentó Luciana Ramos, responsable del trabajo de la UNP en Votorantim, ciudad vecina.

También es enviado cartas a las cárceles de otros estados, como Paraíba y Goiás.

En la ciudad de Patos, por ejemplo, 14 voluntarios distribuyeron 64 cartas, según confirmó el responsable del trabajo de la UNP en esta ciudad, Eliz Jardim. La iniciativa fue aplaudida por los directores de las unidades.

“Fueron tocadas por el contenido de las cartas que transmiten fe, palabras de esperanza, textos bíblicos y una palabra personal del voluntario escritor,Nilda Santos dándoles la fuerza para enfrentar este período difícil, porque además de la privación de la libertad, también no le es permitido tener contacto con los familiares, pero, desde el punto de vista del director, nuestras visitas las tranquilizaban en la cárcel”, explicó.

Agregó él, “Una carta, además de ser un alimento espiritual, también le trae tranquilidad a los familiares que estamos cuidando de ellas, algo que es de gran importancia”.

En Goiás, ya se han enviado más de 100 cartas a varias cárceles estatales. “Hemos recibido respuestas y muchas cartas son pedido de ayuda. Aisladas, sin visitantes, muchas están desesperadas y pensando en el suicidio. Las cartas con un mensaje de fe, el testimonio de la superación de los propios voluntarios y los mensajes bíblicos son un estímulo para ellos y una forma de saber no están solas”, dijo Nilda Santos, una de las voluntarias de la UNP, responsable del trabajo evangelístico en el área.

Si usted tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos

Regrese a la página principal: Página Principal


Informe de error