Noticias | - 7:23 pm


Era un hombre infeliz en el amor y en la vida financiera2 min read

Julio Mónico nos relata cómo, a través de la fe, logró la transformación de vida y las puertas que han sido abiertas...

Portada Testimonio (970)

Testimonio de Julio Monico.

Desde el inicio de mi matrimonio, todo comenzó mal, siempre había discusiones e incluso ambos llegábamos a agredirnos físicamente. Cometí infidelidades, de las que hoy me arrepiento y eso fue llevando a que mi esposa usara contra mí palabras ofensivas que perjudicaba mi autoestima y siempre estuviera abajo y me desanimara.

–En cuanto a nuestros hijos, también ellos sufrían, ya que, a uno de ellos, el doctor lo había diagnosticado con sarna. Económicamente, no había progreso, vivíamos en un cuarto rentado y, si bien teníamos para poder liquidarlo cada mes. Incluso llegamos a pensar en la separación.

–Buscaba la forma de salir adelante financieramente. Aquí fue donde logré abrir un negocio, pero no funcionó, por el contrario, quedé lleno de deudas. Un pensamiento diferente surgió cuando comenzamos a asistir en la Universal.  Conforme fuimos participando mi familia y yo, recibiendo las oraciones, vimos los cambios.

–Lo primero que Dios hizo en nuestra vida fue ver la sanación de nuestros hijos, ya que aprendimos el secreto de la oración y de tener el Espíritu Santo. Así fue cómo empezamos a luchar para ser bautizados con la Presencia de Dios. Tanto mi esposa como yo pusimos de nuestra parte y la relación a partir de ese momento dio un giro de 180 grados. Hoy nos respetamos y tenemos un matrimonio bendecido. Después vino la transformación financiera, aquí fue donde Dios me dio una visión para progresar.

-De esta manera logré adquirir mi negocio propio y hoy tengo empleados y un buen ingreso. Pero, mi avance financiero no paró ahí. Me propuse a otro desafío y sabía que con Dios lo podía lograr. Al volver usar mi fe, vino otra idea y fue donde abrí mi propia línea de aguas frescas embotelladas que se llama: ‘La Gotita».


Informe de error