Noticias | - 8:48 am


El Oro y el Altar: Cómo trabaja satanás (Parte 2)2 min read

Cómo trabaja satanás (Parte 2)

Parte 2

¿No fue así como la serpiente hizo con Eva en el jardín del Edén? Primero, le presentó el fruto. Después, el diablo usó palabras seductoras y le hizo promesas mentirosas para que, por fin, Eva deseara comer.

 “Y la serpiente era más astuta que cualquiera de los animales del campo que el Señor Dios había hecho. Y dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: ‘No comeréis de ningún árbol del huerto’? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto, ha dicho Dios: ‘No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis.’ Y la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis. Pues Dios sabe que el día que de él comáis, serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal. Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido que estaba con ella, y él comió.”(Génesis 3:1-6)

Pero no fue solo la compañera de Adán quien cayó en el engaño de satanás. Desgraciadamente, muchas personas en la actualidad subestiman esas artimañas malignas y, por eso, caen en la fe. Piensan que el simple hecho de expulsar los demonios durante el culto ya las deja inmunes a los ataques sutiles, pero muy peligrosos del mal. Otras, por convencerse de que están salvas y de que son miembros asiduos de alguna iglesia, se relajan en la fe y dejan de analizar la propia vida para saber dónde se han equivocado y corregirse.

Eso muestra que la religiosidad no blinda a nadie contra el diablo; al contrario, engaña a muchos cristianos para que crean que están bien en la fe, cuando, en verdad, están mal y ciegos espiritualmente.

Por eso, al enfrentar una tentación, no logran prevalecer y sucumben delante de las tinieblas.

Hay, sin embargo, otro tipo de cristiano que, incluso delante de una propuesta maligna aparentemente irresistible, revela la fuerza de su fe y de su temor, porque sabe a Quién sirve y desea honrarlo.

Si usted no leyó aún la primera parte, presione al siguiente link: Cómo trabaja satanás (Parte 1)

Si tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos 

Regrese a la página principal: Página Principal 

 


Informe de error