Noticias | - 6:00 am


Abra los Ojos2 min read

abra los hojos

“Levántate, alza al muchacho, y sostenlo con tu mano, porque Yo haré de él una gran nación. Entonces Dios le abrió los ojos, y vio una fuente de agua; y fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho.”

(Génesis 21:18-19)

Note que la Palabra no dice que Dios creó una fuente en el desierto. Dice que Dios abrió los ojos de Agar. Es decir, la fuente ya estaba allí. Estaba allí todo el tiempo. La solución para los problemas de Agar estaba delante de sus ojos, pero mientras ella miraba a la situación, a sus condiciones, mientras pensaba en sus problemas, no lograba ver la fuente.
Es lo que sucede con quien fija la atención en el problema. Se vuelve ciego, pues no usa su fe. Mira con los ojos naturales y, a causa de la ansiedad, ni lo que es natural logra ver. No ve ni una mano delante de su nariz, por eso, se desespera. Los ojos que usted debe usar son los ojos de la fe. Dios conoce su situación y conoce el camino para sacarlo del desierto. Sabe lo que usted necesita. Quien anda por los ojos de la fe, confía en Él. Le entrega su camino y obedece las instrucciones de su Señor.
Así, es capaz de razonar claramente, incluso en las peores tempestades. Es capaz de ver lo que antes no podía ver. Sabe que, si Dios prometió cuidar, Él va a cuidar. No se desespera, no se descontrola. En vez de desesperarse, mira alrededor y busca la fuente, pues sabe que la solución existe. Sabe que puede contar con Dios. Cree en lo que está escrito. Aprende a usar su fe y, porque cree, logra ver lo que está delante de sus ojos.

Abra sus ojos. No dependa de su limitada visión humana.
Use la visión de la fe.

Edir Macedo. “El pan nuestro para 365 días.”


Informe de error